7 de xul. de 2011

CXXVIII


Me descompongo
en raíces venideras
como consuelo.

Ningún comentario: