21/03/2011

Anverso

El hombre sordo a la voz de la poesía es un bárbaro, sea quien sea.
Johann Wolfgang Von Goethe


No puedo vivir sin poesía
en este tiempo descompuesto
de sentimientos.
En el día a día de palabras
encadenadas a lo superficial,
cuando amor se pronuncia
en la oquedad infame del dinero
descolorido por la salitre
que impregna los dedos.
Quiero saborear mis oidos
para volar al encuentro
que sugiere la existencia
en el anverso de las palabras
que no se pronuncian.

Inédito.

Ningún comentario: