5 de maio de 2011

XXXI


Abrir las piernas
a la inteligible
levedad del ser.

Ningún comentario: