21 de maio de 2011

XXVI


Arma los dientes
con palabras preñadas
de argumentos.

Ningún comentario: