8 de mar. de 2011

LXVI


Amén, confieso
que existo en ti
y no me hallo.

Inédito

Ningún comentario: