18/11/2010

Ortigas

A causa fui a doce patria verde
por quen aquel qu'e grande a vida perde.
Eduardo Pondal
 
Los pasos del ayer
se detuvieron en un lugar
lleno de ortigas
desconocido por mi.

Un camino confuso
que no perdonó las expectativas creadas
para volverse inexpugnable
a mis deseos perennes,
                                               inalterables,
pero profundamente caducos
al tiempo que no se detiene,
que cobra su peaje sin compasión
y endurece las condiciones.

Las llagas abiertas
permanecen en mis ojos
aunque ya no se vean en la piel,
y el llanto derramado
es parte de ese precio oculto
que nunca saldaré,
y corre a las raíces para ahogarlas.

Publicado en Voz Emérita

2 comentarios:

Mamen Alegre dixo...

Maravilloso Suso.

Abrazos.

Suso Díaz dixo...

Gracias por tu aliento Mamen.