11/03/2010

Luz de marzo

Desgraciadamente hoy tenemos que rememorar los acontecimientos de aquel fatídico jueves de 2004 en el que a tantos ciudadanos le sesgaron la vida tan cruel y vilmente, pero a otros los dejaban con secuelas irreparables y en algún caso se espera ese milagro que haga renacer de nuevo la vida en ese ser inerte. Lo que le sucedió a Laura, es lo que me llevó a escribirle estos versos, con la esperanza de que algún día renazca como el sol que cada día sale en el horizonte. Este humilde poema ya lo publiqué hace tiempo y quiero rescatarlo hoy y añadirlo a este nuevo cuaderno que comparto con vosotros.
Sirva de homenaje a todos los que han sufrido y sufren los terribles atentados de Madrid, atentados en los que todos hemos muerto un poco.

...

olmo, quiero anotar en mi cartera
la gracia de tu rama verdecida.
Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.

Antonio Machado


En el tiempo dormido del invierno

se desnudan los árboles para brotar

empujados por la luz de marzo

en el campo de la vida renacida.


Se yerguen de un sueño reparador

para despertar al sol

esbozando sonrisas de colores

cubriéndose del abrasador frío que las durmió.


Pero en el bosque de los árboles floridos

hay árboles desnudos

que no brotan

que ya no se cubren por la luz.


Se levantan inertes al cielo

señalando el infinito,

quebrados por el rayo abrasador,

mutilador de las ramas llenas de vida.


Aún queda tiempo para renacer

cuando arriben nuevamente en tí

los rayos de la luz de marzo

y el calor de la vida en la raíz del sentimiento,

cuando la dulzura de las lágrimas de la primavera

rieguen tu sangre aún viva.


A Laura, joven dormida desde los 26 años por el atentado del 11 de marzo de 2004 en Madrid.

Ningún comentario: